El Parlamento Europeo y la Comisión de Venecia se pronuncian sobre Polonia con una sola voz

La parálisis del Tribunal Constitucional pone en peligro la democracia, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho en Polonia”, dice la resolución del Parlamento Europeo. Es ya la segunda resolución del PE relativa a Polonia desde que es gobernada por el PiS. La primera fue aprobada en abril. En la aprobada ayer, los eurodiputados muestran su preocupación por que las partes no han llegado a un compromiso, en cuanto al Tribunal Constitucional en Polonia, y porque las autoridades polacas no han respetado la opinión de la Comisión de Venecia ni han publicado ni implementado todas sentencias del Tribunal. Además, los eurodiputados apoyan a la Comisión Europea en el procedimiento de protección del Estado de Derecho en Polonia, iniciado en enero. El PiS con frecuencia repite que este procedimiento no está conforme a los tratados de la UE. La Comisión Europea publicó en julio las recomendaciones relativas al Tribunal Constitucional y dio a Polonia un plazo de 3 meses para que las introduzca. El Parlamento muestra su preocupación por “la adopción muy rápida de medidas legislativas” en Polonia, y porque se las aprueba sin la evaluación del Tribunal Constitucional, lo cual puede afectar su constitucionalidad.

En este contexto, la resolución puntualiza varias observaciones relativas a las leyes sobre los medios públicos, de vigilancia personal, del cambio del código penal, de la fiscalía, del servicio civil y la ley antiterrorista. “Los cambios aprobados y planeados en la ley polaca sobre los medios públicos, especialmente en las disposiciones relativa a la gestión, independencia de redacción y autonomía institucional de los medios públicos, generan preocupaciones con respecto al respeto a la libertad de expresión y la libertad y el pluralismo de los medios”, reza la resolución. En el preámbulo, se menciona también el plan de la tala de árboles en Puszcza Bialowieska, de lo cual se encarga la Comisión Europea en el marco del procedimiento disciplinario. Se acuerda también que “la salud sexual y reproductora de las mujeres tiene vínculos con varios derechos humanos”. Sin embargo, en la votación se ha rechazado las enmiendas de los Verdes e Izquierda Unida Europea las cuales criticaron, entre otras cosas, el proyecto ciudadano de restricciones con respecto al derecho al aborto. En general, 510 eurodiputados votaron a favor de la resolución del PE, 160 en contra y 29 se abstuvieron.

Gazeta Wyborcza